Inteligencia de negocios y big data para el mundo hispano parlante.

¡Subscríbase al boletín gratuito!


Inteligencia de Negocios en Español - Decideo.com





Opiniones de expertos

Alfabetización de datos: el vocabulario y la gramática de una empresa orientada a los datos


Angelica Reyes, Qlik, el 8 Febrero 2017 | Leído 467 veces

Tras la locura por el Big Data las empresas entienden que más allá del volumen de datos analizados, el desafío se encuentra en su capacidad de analizar dichos datos, tomar mejores decisiones basadas en los mismos y medir los resultados. Esta nueva empresa orientada a los datos tiene que entender y hablar un nuevo idioma, el de los datos. Esta es la alfabetización de datos (Data Literacy), es el vocabulario y la gramática necesarios para que los datos contribuyan a unas mejores decisiones. He aquí por qué y cómo.



Angelica Reyes, Marketing Director France/Iberia/Italy Qlik
Angelica Reyes, Marketing Director France/Iberia/Italy Qlik
6,4 mil millones es la cifra de objetos conectados en 2016 y 20,8 mil millones en 2020, según Gartner, 50 mil millones en el año 2020 de acuerdo con la NCTA. Nunca las empresas tuvieron tanta información (entre redes sociales, aplicaciones en la nube, datos en abierto, conjuntos de datos externos, sensores...) para desarrollar una estrategia centrada en el cliente, a fin de mejorar sus procesos y desarrollar nuevos servicios y productos. Y, sin embargo, aún están lejos de poner en marcha este gran potencial...

Esta avalancha de datos, obviamente, solo tiene sentido si se valora la información y se utiliza para tomar decisiones concretas, donde el impacto en el negocio sea medible. Paradójicamente, aumentar sin límite la cantidad de datos disponibles no siempre es muestra de unas mejores decisiones. Todo simplemente por el hecho de que algunas empresas no son capaces de sacarle provecho a esto. ¿Por qué? Debido a que nuestra educación, formación y estilo de dirección se basan más en la percepción que en los datos (un 65% de directivos prefieren seguir sus propios instintos, incluso si los datos son inconsistentes). La empresa debe adquirir una cultura de datos y aprender a confiar en la inteligencia de datos para tomar mejores decisiones.

Esta cultura guiada o dirigida por los datos “data-driven” se desarrolla más rápidamente en el mundo anglosajón que en las culturas latinas, pero los beneficios obtenidos son importantes. Yo propongo reflexionar esto con el lector: las ventajas de esta cultura de datos.

Por qué aprender lenguaje de datos

De acuerdo con un estudio realizado por Qlik el año pasado, el principal tema de discordia sigue siendo la disponibilidad y calidad de los datos. Una cultura de "datos" pasa necesariamente por la organización de la información. Al igual que con los productos físicos, los datos también se deben identificar, recoger, almacenar, verificar y poner a disposición de las personas. Por esta razón, a pesar del desarrollo fantástico que ha tenido el concepto de BI de autoservicio, son absolutamente necesarios los departamentos de Tecnologías de la Información. Ellos son el corazón mismo del proceso de preparación y control de datos. Sin ellos, hay disonancias y malas decisiones. Hay que pasar de "mis datos dicen que..." a un consenso: “los datos dicen que…”

Otro comportamiento que se debe modificar es el bucle cerrado datos-decisión-evaluación. Los datos no están ahí solo para tomar decisiones. Las decisiones generan datos que permiten evaluarlas. Solo un 23% de empresas verifican regularmente los resultados de las decisiones tomadas. Los datos se utilizan para tomar unas decisiones bien informadas y los datos posteriores se utilizan para verificar el valor de las decisiones tomadas. En el caso de algunos procesos automatizados, es así como funcionan los algoritmos de aprendizaje automático (machine-learning). Se apoyan únicamente en los datos, no tienen instinto para proponer una solución y, en un proceso iterativo, mejoran el análisis de los resultados.

¿Cómo aprender este lenguaje de datos?

Entonces, ¿cómo hacerlo? Al igual que hemos aprendido a leer y contar, hace mucho tiempo, hay que aprender a leer los datos. Esto es lo que se conoce en el mundo anglosajón como data literacy, o alfabetización de datos. Y al igual que cualquier lenguaje, tiene su vocabulario y gramática propios. El vocabulario se relaciona con la gobernabilidad: ¿cuál es la definición de un dato, su origen, su método de cálculo? La gramática permite ensamblar los datos en cuadros de mando o gráficos de visualización. También se habla de una gramática gráfica.

Aprender el idioma de los datos es aprender a leer, manipular, analizar y poner los datos en relación; tal como se explica en un artículo publicado por investigadores del MIT y la universidad de Emerson:

- Leer los datos para entender de qué datos se trata y lo que representan;
- Manipular los datos a fin de recopilarlos, verificarlos, limpiarlos, almacenarlos y gestionar su ciclo de vida;
- Analizar los datos para seleccionarlos, agregarlos, compararlos y aplicarles diferentes métodos de valoración y cálculo;
- Por último, ponerlos en relación introduciéndolos en una secuencia narrativa que les dé sentido para compartir con los demás los resultados obtenidos y las propuestas de decisiones.

Una empresa cuyos empleados han sido “alfabetizados” en relación a los datos puede convertirse en una empresa verdaderamente impulsada por los datos.

De «Data Literacy» a «Data Driven»

Una vez que su alfabetización va por el buen camino, puede aplicar las tres reglas básicas para una empresa orientada a los datos:

- Observar siempre los datos en primer lugar, la intuición viene después. Cuando los datos están disponibles, completos y han sido verificados, van a ser mucho más fiables que una intuición.
- Mantener siempre un sentido crítico, no porque un dato exista debemos preguntamos por la relevancia del mismo, su estimación, su caducidad, etc.
- Dar valor a la gobernabilidad de datos: esta función no está allí solo con objeto de restringir, prevenir y controlar. La gobernabilidad es un punto de referencia que se aplica a todo el mundo, y que todos aceptan. Los responsables de la gobernabilidad no son nuestros enemigos. Precisamente garantizan lo contrario, que los datos en los que se van a apoyar son buenos. La gobernabilidad es una forma de contrato social entre todos los usuarios, en todas las etapas de la cadena de datos.

En conclusión, para transformar poco a poco su empresa y orientarla a los "datos", he aquí algunos consejos: identificar los obstáculos en el uso de los datos en su empresa; posteriormente, establecer sesiones de formación en torno a data literacy para desarrollar esta alfabetización de datos; y, por último, fomentar un cambio de comportamiento que sitúe a los datos en el centro mismo de la toma de decisiones y el proceso de medición.




Nuevo comentario:
Facebook Twitter

Usted puede comentar o proporcionar más información a todos los artículos de este sitio. Los comentarios son libres y abiertos a todos. Sin embargo, nos reservamos el derecho a eliminar, sin previo aviso ni explicación, todo comentario que no cumpla con nuestras normas internas de funcionamiento, es decir, cualquier comentario difamatorio o sin relación con el tema del artículo. Así mismo, los comentarios anónimos son eliminados sistemáticamente si son demasiado negativos o muy positivos. Exprese sus opiniones, compártalas con los demás y asúmalas. Gracias de antemano. Igualmente, agradecemos tener en cuenta que los comentarios no sean enviados automáticamente a los redactores de cada artículo. Si usted desea realizar una pregunta al autor de un artículo, contáctelo directamente, no utilice los comentarios.


Twitter
Rss
LinkedIn
Google+
Facebook
Pinterest