Inteligencia de negocios y big data para el mundo hispano parlante.

¡Subscríbase al boletín gratuito!


Inteligencia de Negocios en Español - Decideo.com





Opiniones de expertos

El valor de la información financiera y contable en un entorno post-crisis: El nuevo papel del director financiero


Emilio Segovia, Talentia Software, el 11 Diciembre 2015 | Leído 350 veces

Si consideramos que fue en 2007 cuando empezamos la travesía por el desierto, ocho años después podemos tener una perspectiva más exacta de lo que ha estado sucediendo, y de cómo es muy factible suponer que estamos ya en una fase expansiva que hay que aprovechar. Hemos tenido mucho tiempo para analizar la situación, recortar de aquí y de allá, ajustar nuestros presupuestos al máximo y tener pensada la carta a los reyes magos para cuando notemos alegría en los indicadores de negocio.



Emilio Segovia, Key Account Manager en Talentia Software
Emilio Segovia, Key Account Manager en Talentia Software
Es cierto que la situación actual aún es preocupante (28% de la población bajo el umbral de la pobreza, una tasa de desempleo del 22%). Pero con las cuentas claras y aún más ideas (limpieza de balances, reordenación de la deuda), debemos prepararnos para un nuevo escenario de oportunidades. Eso sí, tremendamente más competitivo, pues si bien algunas veteranas compañías han sucumbido, la competencia no ha desaparecido. Ésta ha tendido a concentrarse y tornarse más agresiva, por no hablar de la llegada de nuevos actores en clave digital total. Y es que la tecnología no ha estado parada todo este tiempo, y ha evolucionado hacia nuevas cotas de productividad. La movilidad, la nube, el análisis masivo de grandes volúmenes de datos o las redes sociales han abierto una brecha entre las empresas preparadas para su explotación y las que no.

En estos momentos hay más de 2.200 millones de usuarios de Internet en el mundo, cifra que tenderá a igualarse a la casi totalidad de población en el planeta en algún futuro no lejano. De los ordenadores de sobremesa con horario de oficina de hace una década, se ha pasado a los smartphones y tablets siempre presentes, extendiendo el espacio y el tiempo de los negocios. Blogs, foros, wikis, muros, chats… los ciudadanos han sido capaces de derrocar gobiernos o hundir campañas de marketing gracias a las redes sociales. Pero es que cualquier herramienta u objeto tendrán su propia conexión a Internet y serán fuente de información de gran valor.

Como diría Winston Churchill en otro dramático escenario, “esto de ahora no es el final, no es ni siquiera el principio del final; pero sí es, seguramente, el final del principio”. Quizás no haya un New Deal como el 1933 promovió Franklin Delano Roosvelt, y la idea de repetir la experiencia del Club de París de 1956 para aliviar la deuda de los países en vías de desarrollo con un Club de Pekín similar no se produzca. Por otro lado, los países desarrollados están ahogados por una preocupante deuda privada y pública y la necesidad de hacer algo es imperativa. Entre tanto, asistimos a un desplome de los precios del crudo, unos tipos de interés cercanos a cero y una depreciación del euro, lo cual nos está dando un leve respiro.

Pero la UE sigue viviendo en un impass y no propone más que doble ración de lo mismo, o sea, continuidad y continuismo. Lo repite Ollie Rehn, comisario de Asuntos Económicos en la UE: “La nueva recuperación basada en la estabilidad de precios, en la productividad, en la coordinación, en bajísimas tasas de crecimiento aunque sin volatilidad, en elevados desempleos estructurales, en el trabajo por obra y servicio, en rentas que nada tendrán que ver con las del 2006…”. ¿Qué podemos hacer entonces para superar el presente? Confiar en la tecnología, sin duda.

En esta sensación no estamos solos. Según diversos estudios, el 70% de los CFOs adoptarían servicios de ERP en la nube, porque tienen bien claro algunas de sus ventajas más evidentes en sus libros de balance: primero, se evita grandes desembolsos iniciales, tanto en licencias como en hardware como en centro de datos; segundo, las inversiones se desplazan de un inmovilizado fijo a un pago mensual variable; y tercero, justo esta flexibilidad permite adecuar el ritmo de adopción y el acceso a mayores capacidades, o por el contrario a reducir líneas de negocio. Y esto es algo de dolorosa experiencia vivida por la rápida obsolescencia del “hierro” o la cantidad de licencias contratadas y echadas a perder en el primer ajuste de plantilla. Los mismos estudios reflejan una clara necesidad de herramientas para la toma de decisiones y la toma de iniciativas.

La atalaya del CFO es privilegiada; quizás no entienda tanto de cómo llevar el negocio o las relaciones con los clientes o lo que está de moda, pero sí tiene muy claro los movimientos rentables, y los onerosos de su compañía, y el músculo económico del entorno nacional y global por donde se mueve. Por eso tiene claro que se debe trabajar por el lado de la mejora continua, el incremento de la productividad, la reducción de costes, la generación de nuevos productos y el abordaje de nuevos mercados. Esto es una estrategia a medio plazo, de momento queda descartado el crecimiento a base de adquisiciones comprometidas, inversiones arriesgadas, descapitalización de activos o ampliaciones de capital.

Si atendemos a numerosos informes, en el futuro próximo van a ser los responsables financieros los que más dinero en tecnología van a invertir. Esto obedece a un nuevo rol que deben aportar en sus organizaciones, en alineación con la visión holística del negocio. Así, tareas financieras como cumplir con las obligaciones fiscales o presupuestarias, optimizar costes, supervisar los gastos o aplicar los cambios normativos, seguirán vigentes. Pero habrá que añadirles un perfil más innovador, en apoyo a los planes de negocio garantizando su financiación, proveyendo de datos relevantes, veraces y actuales al consejo, y con voz y voto en el diseño de las estrategias.

Y la Banca, ¿qué opina la Banca de toso esto? Ya en el pasado Mobile World Congress de Barcelona, el presidente del BBVA Francisco González sorprendía por su rotunda declaración de que en el futuro su banco será una empresa de software. Un cambio acelerado que también asume Isidre Fainé de CaixaBank, que en su plan estratégico 2015-2018 quiere liderar la digitalización bancaria a través de la implantación de nuevas herramientas y la consolidación de otras ya existentes, como la omnicanalidad y la movilidad, poniendo foco en el cliente y el equipo humano. Por ser ecuánime, citaré también a Patricia Botín del Santander, que en su presentación de resultados del año 2014, ya dibuja unos tiempos nuevos con un claro tinte tecnológico: “Yo hablo de transformación, no de revolución, se trata de hacer las cosas de otro modo. Lo digital está cobrando una gran relevancia a la hora de operar, la mayoría de las transacciones ya no se hacen en la oficina. ¡Si es que miramos el smartphone hasta 150 veces al día!”.

Por tanto, el impacto de las nuevas tecnologías y soluciones innovadoras también incumbe a los CFOs, tanto en la función financiera como en el apoyo a los objetivos de negocio. Esto se evidencia con diferencia en el tema del Big Data analítico y predictivo. Pero no solo, también interesan los reportes integrados, las métricas en procesos financieros y los cambios profundos en el cómputo de los centros de costes tanto de servicios compartidos como externalizados. A ello, se puede añadir otra larga lista de requerimientos en herramientas como la gestión del riesgo, la gestión de tesorería, el rendimiento y análisis de negocio, la predicción de negocio frente a escenario de incertidumbre, la gestión y prevención del fraude o los procesos transaccionales. Un director financiero cada vez más digital.




Nuevo comentario:
Facebook Twitter

Usted puede comentar o proporcionar más información a todos los artículos de este sitio. Los comentarios son libres y abiertos a todos. Sin embargo, nos reservamos el derecho a eliminar, sin previo aviso ni explicación, todo comentario que no cumpla con nuestras normas internas de funcionamiento, es decir, cualquier comentario difamatorio o sin relación con el tema del artículo. Así mismo, los comentarios anónimos son eliminados sistemáticamente si son demasiado negativos o muy positivos. Exprese sus opiniones, compártalas con los demás y asúmalas. Gracias de antemano. Igualmente, agradecemos tener en cuenta que los comentarios no sean enviados automáticamente a los redactores de cada artículo. Si usted desea realizar una pregunta al autor de un artículo, contáctelo directamente, no utilice los comentarios.


Twitter
Rss
LinkedIn
Google+
Facebook
Pinterest