Inteligencia de negocios y big data para el mundo hispano parlante.

¡Subscríbase al boletín gratuito!


Inteligencia de Negocios en Español - Decideo.com





Opiniones de expertos

Elección de software por y para financieros


Rémi Grossat, el 27 Mayo 2016 | Leído 669 veces

Las soluciones On-Cloud para dar solución a las áreas financieras (soluciones EPM en Cloud) se están expandiendo a ritmos frenéticos y lo que hace unos años era completamente impensable que sucediera, está haciéndose realidad.



Algunos ejemplos, como dejar los datos económicos/financieros o la información del plan estratégico en la nube están cogiendo cada vez más relevancia. Los departamentos de IT priorizan, con toda lógica, los recursos en los sistemas core, dejando en multitudes de ocasiones el departamento financiero en una prioridad de doble dígito. Esta frustración, sana y comprensible, de los financieros, hace que ellos mismos estudien soluciones que requieran un apoyo limitado de IT y busquen proyectos más sencillos que sean capaces de abordar con sus recursos actuales, habitualmente escasos.
En esta introducción dejo una serie de ideas que se pueden profundizar con bastante más detalle, pero quiero enfocar este artículo en otra línea: los financieros no tienen tanta experiencia como los tecnólogos para la elección de herramienta. Si bien, el sentido común resuelve la mayoría de los dudas, la experiencia frente a “pre-ventas” de software, resuelve ese GAP tan crítico entre un software y un buen software.

Mi primera idea que quiero desarrollar es que, en principio, no hay un mal software ni tampoco existe el perfecto. A estas alturas, un mal software será defenestrado a la primera implantación y el concepto de reputación haría su efecto en pocos meses. La otra idea, es que cada software tiene una vocación específica. No existe la herramienta perfecta, ni ninguna hará un “complete-fit”. Lo lógico es que los requerimientos a poner en marcha se cumplan en el mayor número de aspectos. Fiémonos de referencias sectoriales y experiencias pasadas. De ahí, contactar en la medida de lo posible con otras compañías.

La segunda idea que plantearía es que en el camino de la selección de software puede tener tantas variables, que la resolución de la misma, convierte la ecuación en un fórmula compleja. Con el objetivo de condensar este artículo, resumiré la ecuación a 2 grandes incógnitas que son el “¿y si?” y el “¿y cómo haría?”, que traducen las preocupaciones de la forma siguiente:

“¿Y si?”: preocupación por la escalabilidad de la herramienta. ¿Y si mañana quiero añadir tal información?

“¿Y cómo haría?”: preocupación sobre la usabilidad. ¿Y cómo haría para proyectar tal indicador, o integrar tal dato?

El hecho de empezar con proyectos acotados, hace que la selección de software tiene que responder a las necesidades conocidas de hoy, pero también a las desconocidas de mañana. Si el propio financiero no sabe cómo va a evolucionar su negocio, difícilmente puede predecir sus requerimientos futuros. Por lo que el primer atributo clave que se debería tener en cuenta es determinar el grado de flexibilidad. ¿Puedo añadir fácilmente dimensiones (ejes), modificar mis criterios de repartos, añadir más actores (que no usuarios), …?

Respeto a la usabilidad, a día de hoy, casi todas las herramientas integran como parte de sus funcionalidades nativas, la integración cuasi completa con Office, en especial con Excel. El factor usabilidad/visualización dependerá del grado tecnológico del usuario y de sus preferencias. Por lo que cuando se habla de usabilidad, se debería destacar el grado de facilidad que ofrece la herramienta a la hora de implementar/desarrollar/parametrizar nuevos requerimientos.

La tercera idea, es ver, ver, ver y preguntar. Las empresas de software tienen a profesionales especializados en hacer demos y pre-ventas. Cuantas más herramientas se comparen mejor, porque permitirá despuntar algunas cualidades importantes y sacar a la luz alguna deficiencia. Y por último, también recomendaría, como no, recurrir a un asesoramiento externo. Al igual que para comprar un coche visitaremos varios concesionarios, finalmente, la opinión de nuestros asesores (hermanos en mi caso de elección de coche, amigos, conocidos,...) nos permitirá orientarnos en esta decisión.

Sobre el autor: Rémi Grossat, EPM Manager en una de las Big Four
Dedicado al mundo del Performance Management y del Business Intelligence desde hace más de 15 años, Rémi ha tenido la oportunidad de trabajar en varias empresas de diferentes sectores. Muy orientado a finanzas, ha podido analizar, traducir y monitorizar la estrategia y la implicación de inteligencia de negocio en cada una de esas empresas. Además, ha terminado un Executive MBA en ESIC. Puede contactar con él directamente:
rgrossat@gmail.com.




Nuevo comentario:
Facebook Twitter

Usted puede comentar o proporcionar más información a todos los artículos de este sitio. Los comentarios son libres y abiertos a todos. Sin embargo, nos reservamos el derecho a eliminar, sin previo aviso ni explicación, todo comentario que no cumpla con nuestras normas internas de funcionamiento, es decir, cualquier comentario difamatorio o sin relación con el tema del artículo. Así mismo, los comentarios anónimos son eliminados sistemáticamente si son demasiado negativos o muy positivos. Exprese sus opiniones, compártalas con los demás y asúmalas. Gracias de antemano. Igualmente, agradecemos tener en cuenta que los comentarios no sean enviados automáticamente a los redactores de cada artículo. Si usted desea realizar una pregunta al autor de un artículo, contáctelo directamente, no utilice los comentarios.


Twitter
Rss
LinkedIn
Google+
Facebook
Pinterest