Decideo: Noticias sobre Inteligencia de Negocios, Big Data, Data Science, Data Mining


Actualidades y análisis

Blockchain: la nueva economía basada en la confianza compartida


, el 7 Marzo 2018 | Leído 525 veces

"Blockchain", más allá del bitcoin, es la promesa de tecnología de cadena de bloques, de protocolo libre, que ha cambiado las reglas del juego como nunca, para el sector financiero, inicialmente, y que garantiza transparencia, seguridad y confianza, pero aun así, es compleja de entender y con retos tecnológicos y regulatorios por superar. Con todo y esto, muchos la consideran como una revolución, pero ¿revolución de qué?... de la confianza y de la innovación, responden otros, la cual redefinirá no solo el sector de la banca y finanzas, sino muchos otros campos de aplicación.

La siguiente explicación describe cómo funciona realmente esta tecnología y qué la hace especial. ¿Cuáles son las bases del funcionamiento de blockchain? ¿Qué diferencias hay entre blockchain vs. Bitcoin?, y entre blockchain público vs. blockchain privado. Con respecto a los datos de la tecnología blockchain, ¿éstos dónde quedan, son anónimos o públicos?



Definición de Blockchain

Blockchain: la nueva economía basada en la confianza compartida
La tecnología naciente de blockchain, fue introducida al público en general en el 2009, cuyo primer caso de uso fue la moneda digital bitcoin lanzada en el 2008 por el usuario anónimo con el alias de Satoshi Nakamoto. Mas allá del Bitcoin, otras monedas digitales han surgido desde entonces, como Ether, Ripple, LiteCoin, SolarCoin, OneCoin, PotCoin, e-Krona, y la lista de las criptomonedas sigue creciendo. En este sitio se puede hacer un seguimiento del valor de estas divisas presentando más de 900 monedas virtuales .

Más sin embargo, una cadena de bloques -blockchain- no es un producto único o una funcionalidad particular. Blockchain propone un nuevo paradigma capaz de interconectar y optimizar cualquier sistema de organización. Se cataloga como una base de datos transaccional distribuida, similar a un libro digital, que permite almacenar y transmitir información inalterable (transacciones, contratos, títulos, entre otros) vía Internet, de manera transparente y segura entre pares (peer-to-peer) y sin un órgano centralizado que la controle, dicho de otro modo, es autónoma. Dichas transacciones son registradas en el gran libro digital en forma de paquetes llamados bloques. Cada bloque es encadenado con el bloque siguiente de forma cronológica, es decir, escritos unos seguidos de otros sin la posibilidad de modificar o borrar los anteriores y sin la posibilidad que sea ejecutado dos veces al mismo tiempo. Cada transacción nueva es conectada con la inmediatamente anterior. Igualmente, son descentralizadas (distribuidas a todos los miembros o participantes de la red), verificadas y protegidas gracias a firmas digitales y a la criptografía.

Los principios y componentes básicos del Blockchain

La adopción de la tecnología blockchain ha sido de forma progresiva empezando por los precursores o fanáticos, identificados como los desarrolladores y las startups; seguido de las empresas de tecnología, y finalizando en las organizaciones y el público en general quienes poco a poco descubren las monedas digitales, pero sin entender mucho de qué se trata y mucho menos cómo funciona la tecnología que hay detrás, como cuando Internet antes de la llegada del navegador web.

Cinco principios fundamentan este nuevo paradigma:
- El libro digital distribuido y abierto: el cual es compartido entre los participantes.
- La arquitectura descentralizada y su desintermediación: sin un alojamiento único y opera sin una entidad central.
- El consenso: la aceptación o rechazo de la transacción es definida por los miembros.
- La inmutabilidad: imposible de modificar o suprimir las transacciones o datos a través de algoritmos criptográficos de tal forma que cada transacción cifrada se convierte en un bloque.
- Existe la confianza compartida y la transparencia de los datos, de las operaciones y del consenso.

Con estos principios fundamentales, las reglas de juego han cambiado por completo: menos centralización, menos autoridad y compartir más, adicionando la infraestructura de confianza algorítmica distribuida.

Elementos claves de la tecnología blockchain

Entre los elementos claves de la tecnología blockchain que la hacen especial se podrían citar: el registro distribuido, la piedra angular del blockchain, y su identificador en el bloque y en la cadena, la firma digital y la criptografía asimétrica con sus llaves privada y pública para asegurar los intercambios, los algoritmos para validar las transacciones, por ejemplo, Proof-of-Work y Proof-of-Stake, la red entre pares, peer-to-peer y el monto de la transacción.

Campos de aplicación de la tecnología blockchain

La aplicación más conocida del blockchain es la criptomoneda, también conocida como criptodivisa, siendo el bitcoin (BTC) la primera y más notoria moneda digital en operar y cuyo resultado generó el concepto conocido como Blockchain 1.0. Esta moneda digital ha cambiado el modelo de negocio del sector financiero influyendo en la forma en que los bancos operan a escala global y representando, a la vez, una amenaza y una oportunidad. Debido a su estructura peer-to-peer, que se traduce en la transferencia de usuario a usuario a través de internet y sin intermediación alguna, ha permitido a los mismos bancos una enorme reducción de millones de dólares en lo que se refiere al costo de su infraestructura hasta de un 30% y en gastos administrativos en las transacciones. En el sector financiero, el campo de aplicación de esta tecnología es enorme, desde pagos transfronterizos pasando por contratos inteligentes hasta la gestión de identidades en línea.

Pero no solo el sector financiero está siendo redefinido por blockchain. Cada vez más, nuevos casos de uso aparecen: para pagos inmediatos (Finanzas); para la gestión mas eficaz de certificaciones provenientes de un bien, identificaciones de clientes (Seguros); en el sistema de voto transparente y seguro, impuestos y catastro (Gobierno); pago en línea (Comercio electrónico); identificación de objetos conectados entre sí y las transacciones entre ellos (Internet de las Cosas); gestión de propiedad intelectual de música, fotos, contenido (Derechos de autor); trazabilidad de la información relacionada con alimentos desde el sacrificio hasta el embalaje (Industria de Alimentos); trazabilidad de los medicamentos, gestión de datos de pacientes, gestión de datos de estudios e investigaciones (Sector Salud); autentificación de diplomas (Sector Educación); el comercio de energía, y el turno aquí es suyo para que se imagine un nuevo servicio.

Tres principales tipos de protocolo pueden ser aplicados a la tecnología de cadena de bloques: pública, privada y la híbrida, esta última conocida como blockchain por convenio o consorcio:

Características de la cadena de bloques pública: se trata del libro o registro abierto a todos. Todo el mundo puede descargar una copia de la cadena de bloques, utilizarla, consultarla, acceder al "libro digital", efectuar transacciones en la red. Igualmente, todo el mundo puede participar en el proceso de consenso para la aceptación o rechazo de dichas transacciones. Todo el mundo tiene los mismos derechos de lectura y escritura y todos los usuarios tienen los mismos derechos de acceso y permisos. Este es el modelo original y el caso de Blockchain Bitcoin y generalmente se consideran "totalmente descentralizadas".

Características de la cadena de bloques privada: Pasa a ser privada cuando se aplican restricciones a los usuarios otorgando ciertos derechos a nodos específicos (participantes). Dichas restricciones pueden referirse al acceso de lectura, escritura o de ambos. En este escenario, tan solo una autoridad central (banco u organización) puede participar en el proceso de validación que hay detrás de las transacciones operando los servidores necesarios para ello. Los permisos de lectura pueden ser públicos o restringidos en una extensión arbitraria. Es la entidad central quien decide quien tiene acceso y quien no y es la responsable del proceso de consenso, esto hace que se incremente el numero posible de transacciones a realizar y que se incremente la velocidad en la creación de los bloques. Pero entonces, ¿si se requiere de una entidad central de autorización, no se está contradiciendo uno de los principios de la tecnología blockchain, la descentralización? Este protocolo es el utilizado comúnmente por las instituciones financieras con el fin de incrementar la seguridad y la inalterabilidad de los bloques, así como el de realizar proyectos pilotos al interior antes de ejecutar una migración mayor hacia una cadena de bloques pública disminuyendo de esta manera los riesgos.

Características de la cadena de bloques híbrida o de consorcio: Este tipo de blockchain también aplica restricciones a ciertos usuarios, pero a diferencia de la cadena de bloques privada, aquí aparecen dos o más entidades centrales que son las que ejercen la autoridad. Dicho de otra manera, el proceso de consenso es controlado por un conjunto de nodos (participantes) preseleccionados. Es el caso de una cadena de bloques operada por un grupo de compañías con intereses comunes. El derecho a leer el blockchain puede ser público o restringido a los participantes. Estas cadenas de bloques se consideran "parcialmente descentralizadas". Un ejemplo de esta cadena de bloques es el Consorcio R3 o R3 CEV la cual opera con más de 100 instituciones financieras y otras firmas reguladoras en los 6 continentes, a través del proyecto blockchain Corda

Y los datos en la cadena de bloques, ¿dónde quedan, son anónimos o públicos?

Teniendo en cuenta la propiedad de descentralización de la cadena de bloques, especialmente en las de tipo pública donde hay múltiples actores, pero a la vez no hay nadie a la cabeza ni ningún organismo de control, surge un primer interrogante, ¿Quién es el responsable del tratamiento de los datos que circulan en la cadena de bloques? Pero a pesar de que los datos son accesibles a todos, existen mecanismos de firmas digitales que aseguran la integridad de la información distribuida en la red, ¿podría concluirse que se guarda la privacidad de los datos en dicho escenario o hay cierta vulnerabilidad? ¿El sistema es anónimo? Otros interrogantes. Y si dichos registros en la cadena de bloques son inalterables, sin la posibilidad de modificar o borrarlos, ¿qué sucede con el derecho al olvido y con la conservación de los datos?

Estos son algunos interrogantes y riesgos de incompatibilidad que podrían surgir entre la tecnología blockchain y la normatividad de la protección de datos personales, especialmente con las nuevas disposiciones del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), que regula la gestión de la identidad física y digital, y refuerza el control del usuario sobre los datos que adelanta la Unión Europea. Adicional a todo esto, se le suman los desafíos de un marco regulatorio robusto y claro para la tecnología blockchain.




Nuevo comentario:
Facebook Twitter

Usted puede comentar o proporcionar más información a todos los artículos de este sitio. Los comentarios son libres y abiertos a todos. Sin embargo, nos reservamos el derecho a eliminar, sin previo aviso ni explicación, todo comentario que no cumpla con nuestras normas internas de funcionamiento, es decir, cualquier comentario difamatorio o sin relación con el tema del artículo. Así mismo, los comentarios anónimos son eliminados sistemáticamente si son demasiado negativos o muy positivos. Exprese sus opiniones, compártalas con los demás y asúmalas. Gracias de antemano. Igualmente, agradecemos tener en cuenta que los comentarios no sean enviados automáticamente a los redactores de cada artículo. Si usted desea realizar una pregunta al autor de un artículo, contáctelo directamente, no utilice los comentarios.


Twitter
Rss
LinkedIn
Google+
Facebook