Decideo: Noticias sobre Inteligencia de Negocios, Big Data, Data Science, Data Mining


Actualidades y análisis

¿Se convertirá Apple en 2019 en el banco más grande del mundo?


, el 1 Abril 2019 | Leído 980 veces

Apple anunció el lunes pasado, como previsto, su nuevo servicio de contenido de video; Tim Cook se encontraba en compañía de Steven Spielberg y Oprah Winfrey, entre otros... pero ese no es el tema de mayor interés para los lectores de Decideo. Durante la presentación de sus nuevos servicios, Apple también puso un pie en el mundo bancario, lanzando su propia tarjeta de crédito, Apple Card. Un paso adelante que podría desencadenar grandes dificultades para ciertas redes bancarias y el inicio de una redistribución de las tarjetas en este sector.



Jennifer Bailey, VP de Apple Pay, presenta la Apple Card
Jennifer Bailey, VP de Apple Pay, presenta la Apple Card
Apple no es un novato en el área de servicios de pago. Apple Pay, el servicio que permite conectar las tarjetas de débito y de crédito al iPhone (y al iWatch) para pagar a través del teléfono, sin contacto, estará disponible en 40 países del mundo de aquí a finales del año 2019. Y Tim Cook anunció que el umbral de 10 millardos de transacciones de Apple Pay será superado este año. Como lo indica el patrón de Apple « hemos aprendido mucho sobre el mercado de las tarjetas de crédito ». Con su base de varios cientos de millones de usuarios, de los que Apple conoce sus coordenadas bancarias actuales, y que utilizan su plataforma para comprar música, películas, aplicaciones, etc., la empresa de desarrollo de servicios ya se encuentra en una posición ventajosa para dar un paso adicional y proponer su propia tarjeta de crédito.

Existe el riesgo de que Apple Card cause un serio impacto en bancos y compañías que emiten tarjetas de crédito... las características anunciadas son en efecto por decir lo menos « disruptivas »: suscripción en línea sin ningún costo, tampoco costos de funcionamiento, ningún costo internacional adicional, un « cash back » de 1 a 3% en función de las compras realizadas y una seguridad reforzada, todo esto mientras se protege la confidencialidad de los datos. Finalmente es prácticamente la tarjeta de crédito ideal ¡todavía estamos buscando los defectos que podría tener!

Apple no busca lanzarse sola al mercado. Habría podido hacerlo, adquiriendo por ejemplo un banco titular de una licencia, pero se habría arriesgado entonces a atraer el escrutinio de las autoridades de protección al consumidor. Apple escogió entonces aliarse a Goldman Sachs. Un banco histórico del sistema financiero estadounidense, creado en 1869, el cual dispone de una capitalización bursátil del orden de los 70 millardos de dólares. Pero también un banco conocido por su rol en la crisis financiera que inició en el año 2008.

Goldman Sachs será el emisor oficial de la tarjeta de crédito de Apple, la cual será gestionada por la red Mastercard.
Durante el anuncio de este servicio, Tim Apple, como ha sido apodado por Donald Trump, insistió reiteradamente en los aspectos de confidencialidad de los datos. Se sobrentiende que, a diferencia de Google, en Apple, el cliente no es el producto. Goldman Sachs se habría comprometido a no compartir ni revender en ningún momento los datos de las transacciones realizadas por los clientes de Apple Card. En cuanto a Apple, el sistema implementado funcionará de tal forma que no sabrá lo que usted ha comprado, en dónde fue comprado, ni cuánto ha pagado. El detalle de las transacciones sería procesado directamente en el iPhone, sin ser almacenado en los servidores de Apple. La protección al consumidor y la seguridad están en el centro del conjunto de servicios anunciados por Apple.

Entre las funcionalidades prácticas se puede mencionar que la solicitud de la tarjeta de crédito será hecha en línea, directamente desde el teléfono. Una tarjeta virtual se crea inmediatamente, sin esperar al envío de una tarjeta física. Será entonces utilizable sin espera, en todos los puntos de venta que acepten Apple Pay.
Un chatbot estará disponible para dialogar con el servicio al cliente - un humano tomará probablemente el testigo en ciertos casos - y las herramientas de aprendizaje de máquina, combinadas con el servicio Apple Maps, permitirán finalmente comprender su listado de tarjetas de crédito, y saber en dónde ha efectuado cada compra. Estas funcionalidades serán ejecutadas en el iPhone, sin enviar datos hacia la compañía Apple.
Apple adicionalmente en esta ocasión reconstruyó su aplicación Wallet, la cual se convierte en un centro de gestión de las finanzas personales.
Apple también ha bromeado sobre el objetivo de ciertos bancos, el cual sería hacerle pagar sus deudas de la manera más lenta posible, con el fin de maximizar los intereses obtenidos. Este no sería el caso de Apple, quien desearía ayudarle a saldar sus deudas lo más rápido posible... seamos realistas ¡el trabajo de Goldman Sachs de todas formas también es ganar algo de dinero con las deudas de sus clientes Apple Card!

Otro punto importante es la seguridad. La tarjeta física fabricada por Apple, estará hecha de titanio, simplemente con el nombre del usuario gravado, sin número de tarjeta ni firma.
Las transacciones entonces no podrán ser sino digitales, a través de la red Apple Pay. Sin duda no será posible utilizar otro sistema, nada de pistas magnéticas ni firma verificable. Apple apuesta por un pago completamente digital y totalmente segurizado.
El conjunto de informaciones relativas a la tarjeta, número de tarjeta, código de seguridad (CVV), estarán en la aplicación Wallet del teléfono. Un número único de control será generado por la aplicación para cada operación, la cual deberá ser validada por reconocimiento facial o por huella digital. Una Apple Card robada será inutilizable por completo, a menos de que sea robada junto con el teléfono ¡y el rostro de su propietario!

Funcionalidades y condiciones financieras de suscripción tan interesantes (incluso si la tasa de interés sobre los créditos no ha sido precisada) van a causar un impacto considerable en los emisores tradicionales de tarjetas de crédito. Con su portafolio de cientos de millones de clientes en el mundo, Apple podría convertirse en algunos años en la compañía de tarjetas de crédito más grande del mundo. Los bancos españoles y latinoamericanos tienen todavía algo de tiempo para preparar su respuesta, si son capaces, ya que en 2019 Apple Card sólo estará disponible en Estados Unidos. Harán falta ciertamente varios años antes de que el conjunto de los 40 países Apple Pay puedan igualmente beneficiarse de Apple Card.




Nuevo comentario:
Twitter

Usted puede comentar o proporcionar más información a todos los artículos de este sitio. Los comentarios son libres y abiertos a todos. Sin embargo, nos reservamos el derecho a eliminar, sin previo aviso ni explicación, todo comentario que no cumpla con nuestras normas internas de funcionamiento, es decir, cualquier comentario difamatorio o sin relación con el tema del artículo. Así mismo, los comentarios anónimos son eliminados sistemáticamente si son demasiado negativos o muy positivos. Exprese sus opiniones, compártalas con los demás y asúmalas. Gracias de antemano. Igualmente, agradecemos tener en cuenta que los comentarios no sean enviados automáticamente a los redactores de cada artículo. Si usted desea realizar una pregunta al autor de un artículo, contáctelo directamente, no utilice los comentarios.


Twitter
Rss
LinkedIn
Google+
Facebook